Bienvenidos

Bienvenidos a este nuevo espacio dedicado a la difusión de lo que he recopilado y sigo recopilando y escribiendo sobre este tema que tanto nos inquieta:
La Ascensión y la Nueva Energía, que, para los que estamos en este camino desde hace tiempo es tan importante.
Gracias por estar en cada uno de mis emprendimientos, seguirme, leerme, en fin: ESTAR, GRACIAS, y que disfruten de este espacio.

pueden comunicarse conmigo siempre que lo deseen
un abrazo de paz y de luz en esta nueva energía
Marianela

NOVEDAD:

Novedad:

Todo el curso en audios individuales de práctica

miércoles, 2 de octubre de 2013

La ley de atracción es como un imán

La ley de atracción es  como un imán

La ley de atracción es  como un imán que te obliga a replantearte esta cuestión:

¿Qué clase de energía transmites?

Si tú llevaras imanes pegados por todas partes, podrías esperar que algunas cosas se te pegaran, que otras se alejaran corriendo de tu lado y que otras no te afectaran.

En cierto modo, esto es lo que ocurre en la vida. Inconscientemente transmites tu energía. Algunas de tus cualidades son magnéticas y otras repelentes. Has atraído hacia ti toda cosa y persona que está en tu vida.

La vibración que emites está formada por tu energía consciente e inconsciente, en parte repelente, en parte magnética, y en parte neutra. La ley que hay detrás de ello es la que dice: atraemos lo que es similar a nosotros.

Atraemos a nuestra vida, personas y situaciones que tienen vibraciones similares a las nuestras. Las cualidades negativas como la penuria, la desesperación, la depresión, la rudeza o la desconsideración conducen a una frecuencia baja. Si poseemos alguno de estos elementos en nuestra naturaleza, magnetizaremos a alguien de energía similar hacia nuestra vida.

Las cualidades como el amor, la gentileza, la dicha, el deleite o la generosidad transmiten una energía de frecuencia elevada y también magnetizan a personas de energía similar.El universo nos ofrece espejos para que nos contemplemos en ellos, mira a tu alrededor y observa a los personajes que te rodean. Están interpretando un papel en la obra de tu vida por algún motivo.
Cuanto más vehementemente negamos que somos como imanes para cierto tipo de persona o situación, más nos pide nuestro Yo superior que observemos atentamente a nuestra sombra. La desesperación es algo que repele.


Cuando alguien está desesperado por tener pareja, los demás captan esa desesperación a un nivel sutil y se retiran. Cuando cambian esa energía por otra amorosa, abierta y de aceptación, atraen a la persona adecuada.

La ley de atracción funciona en diferentes ámbitos.

Si no estás en armonía con la vida puedes atraer alimentos que te sientan mal.
Si tienes pensamientos autocríticos te estás atacando a ti mismo.
Puedes atraer a mosquitos que te piquen. Están sirviendo de espejo para la energía que estás emitiendo.
Si estás soterrando la cólera puedes atraer un ataque. Si tienes pensamientos negativos atraes a personas y situaciones negativas.
Si tienes mala salud, en el momento en que estés listo para soltarla atraerás al sanador perfecto a tu vida.

Si quieres que un proyecto tenga éxito pero tienes sentimientos ocultos de aburrimiento, o si estás asustado o cansado, la energía subyacente contrarrestará el éxito del proyecto.
Siempre que algo no se manifieste como tú esperas, examina tus sentimientos soterrados y cámbialos. Entonces magnetiza aquello que quieres.Lo interior atrae a lo exterior. Si algo de tu mundo exterior no es como quieres que sea, busca dentro y cambia tu manera de sentir con respecto a ti mismo. Entonces automáticamente atraerás a personas y experiencias diferentes hacia ti.
Si te infravaloras y piensas que no eres lo suficientemente bueno, atraerás a una persona abusiva que te hará lo mismo.Recuérdate tus buenas cualidades y magnetiza a alguien que te aprecie. No emitas energía negativa ni pienses en atraer algún desastre hacia ti. Irradia luz positiva y confía en que un milagro se acerque a ti.

Eres como un imán: atraes aquello que es similar a ti.

Aprende a utilizar tu poder, a manejar tus propias herramientas espirituales



No hay comentarios:

Publicar un comentario

puedes dejar tu comentario aqui si lo deseas

Si te gustó, compártelo


Share/Bookmark